¿Qué necesitamos para imprimir nuestras propias tarjetas?

Una impresora específica y sus consumibles, un software desde el que imprimir, un diseño acorde con nuestra imagen corporativa y obviamente, tarjetas…

Como ya sabemos, la mayoría de cadenas hoteleras, gasolineras o grandes almacenes nos instan al uso de sus respectivas tarjetas de fidelización, gracias a las cuales obtenemos ofertas, descuentos, regalos y un sinfín de ventajas de los mas variadas. Habiendo quedado ya más que demostrado la efectividad de este tipo de campañas de fidelización de clientes, en este artículo vamos a hablar de cómo podemos imprimir nuestras propias tarjetas yendo un paso más allá, personalizarlas con foto y datos de cada cliente. También analizaremos el coste que esto supone y si realmente es rentable la inversión contra la tarjeta estándar.

Si quieres saber más acerca de cómo se protegerán tus datos pincha en Política de Privacidad

Tarjetas

Dentro de las tarjetas plásticas disponemos de diferentes grosores, colores y tecnologías, pero partimos de un mismo estándar de tamaño, el CR-80 (85.7 x 54 mm).

  • Grosores: el grosor estándar, por ejemplo de una tarjeta de crédito, es de 0.76 mm, y es el más habitual. Sin embargo, disponemos de alternativas de hasta 0.25 mm con lo que conseguimos tarjetas con la resistencia del plástico y el grosor de prácticamente una hoja de papel.
  • Colores: existen en el mercado tarjetas de todos los colores estándar, pero quizá las que más destacan sobre las demás son las doradas y plateadas. Hemos de recordar que se puede imprimir sobre este tipo de tarjeta consiguiendo acabados espectaculares.
  • Tecnologías: Es bastante habitual incluir algún tipo de tecnología en las tarjetas para otros usos, como por ejemplo, abrir una puerta mediante un lector, pasarla por un escáner para obtener una serie de datos, o subir al autobús. Entre ellas destacan la proximidad tanto 125Khz como Mifare 1k o 4k, banda magnética, códigos de barra, etc.

Impresora y consumibles

Dentro de las impresoras disponemos principalmente de dos tecnologías

  • Retransferencia: Las máquinas de retransferencia ofrecen una calidad de acabados excelente, con el que prácticamente no notarás la diferencia con una tarjeta de crédito. Con esta tecnología se imprime una fina lámina que queda térmicamente pegada a la tarjeta de pvc, con lo que conseguimos una impresión a sangre (de borde a borde de la tarjeta). Este tipo de máquinas es usada para tiradas largas o documentos cuya calidad máxima de impresión sea imprescindible.
  • Sublimación: En sublimación reducimos el coste por impresión sin dejar de lado la calidad, obteniendo buenos resultados. La impresión de se realiza sobre la propia tarjeta mediante ribbons. La mayoría de máquinas de este tipo disponen de ribbons (cintas) de color, negro, dorados e incluso hologramas y marcas que solo se ven con luz ultravioleta. Por relación calidad precio, tamaño y mantenimiento es el tipo de impresora mas usada.

Características técnicas a tener en cuenta a la hora de decidirnos por una impresora:

  • Consumibles: Cada impresora dispone de su propio grupo de consumibles. Debemos contemplar el coste de dichos consumibles así como la variedad de los mismos y si cumplen con nuestros objetivos de impresión.
  • Velocidad de impresión: La velocidad de impresión suele rondar entre las 80 y 150 tarjetas en color / hora, más que suficiente para un negocio mediano.
  • Impresión a una o dos caras: Hay modelos que permiten mediante módulos adicionales la impresión directa sobre ambas caras. En este caso nos decantamos por una sola cara, un poco más adelante explicaremos por qué.
  • Capacidad de almacenar tarjetas en entrada y salida: Las impresoras suelen llevar equipadas pequeñas tolvas para poder dejar programados los trabajos y recogerlos a la finalización. Encontramos tolvas de 1 a 300 tarjetas, aunque se pueden ampliar en algunos casos.
  • Tecnologías: Es posible equipar las impresoras con lectores / grabadores de tarjetas de la mayoría de tecnologías si la función que queremos darle así lo requiere.
  • Robustez: Normalmente las impresoras están pensadas para realizar un número de impresiones al año. Incluso dentro de cada marca, existen diferentes modelos diferenciados principalmente en este aspecto. Dependiendo de nuestras necesidades nos decantaremos por un modelo u otro.

Software

Para imprimir nuestros diseños es necesario un sofwtare, ya sea gratuito o de pago. A la pregunta ¿Es posible imprimir desde Paint, Gimp, visor de fotos de Windows u otro software gratuito? Sí, es posible, siempre y cuando dispongan del tamaño y formato adecuado. Podemos imprimir en una impresora de tarjetas como si fuera cualquier otra impresora. A la pregunta, ¿Es recomendable imprimir desde programas específicos para impresoras? Pues por comodidad, y por las funcionalidades extra , recomendamos usar este tipo de software. Algunas marcas ya incluyen una aplicación con la compra de la impresora con la que crear tus diseños facilmente, colocar tus espacios para foto y datos e imprimir desde una base de datos excell o similar.

Diseño

Lo ideal es disponer de un diseñador que nos pueda proporcionar un modelo de tarjeta, pero si nuestro presupuesto no llega o queremos hacer nuestros propios pinitos, basta con crear una plantilla en cualquiera de los cientos de programas de edición de imagen que hay en el mercado y dejar hacer a nuestro ingenio!.
personalizacion
Sólamente debemos tener en cuenta algunos aspectos básicos:

  • Dimensiones: 85.7 x 54 mm (más 3mm de sangre -margen-) y un redondeado de las esquinas con radio de 3.18 mm., aunque esto último no es imprescindible ya que la máquina directamente lo obviará si encuentra algo que imprimir en ese espacio.
  • Espacios para personalización: Recuerda dejar los espacios en blanco para colocar la foto y datos de la persona si vas a imprimir desde un software especializado. También puedes hacerlo clonando el fichero con cada foto desde esa misma plantilla, aunque te llevará más tiempo a la larga.

¿Y cuánto cuesta imprimir una tarjeta?

Pues vamos al lío. Vamos a realizar los cálculos basándonos en precios medios de máquinas de sublimación y sus consumibles con IVA incluido. Los precios normalmente son mejorables si consumimos ciertas cantidades.

  • Precio medio impresora sublimación 1200€
  • precio medio ribbon monocromo 25€ / 1000 uds; 0.025€ / ud
  • precio medio ribbon color 65€ / 200 uds; 0.32€ / ud
  • precio medio ribbon medios paneles 65€ / 400 uds; 0.16€ / ud
  • precio medio de tarjeta blanca 50€ / 500 uds; 0.10€ / ud
  • precio medio de tarjeta preimpresa color a doble cara con huecos para personalizar 400€ / 500 uds; 0.8€ / ud

Con esta tabla puedes hacer tus propios cálculos, aunque vamos a realizar algunos ejemplos disponiendo ya de la impresora:

  • Tarjeta impresa a una cara en color = 0.42€ / ud
  • Tarjeta impresa a dos caras en color = 0.74 / ud
  • Tarjeta impresa a una cara en monocromo = 0.125€ / ud
  • Tarjeta preimpresa color a doble cara, personalizada con foto y datos personales = 0.96€ / ud

 

Trucos para ahorrar costes y disponer de la mejor calidad

  • Tarjeta preimpresa y personalización con ribbon de medios paneles: Si estás imprimiendo tus tarjetas a doble cara y color, es posible conseguir mejores resultados por un precio asequible y obteniendo calidad máxima (tarjeta de crédito), simplemente realizando una preimpresión en offset dejando los huecos necesarios para foto y datos y hacer únicamente esto con la impresora de tarjetas.
  • Limpieza y cuidado de cabezales: el mantenimiento adecuado de la impresora está directamente relacionada con su durabilidad a largo plazo. Es de vital importancia cuidar los cabezales según las instrucciones de cada modelo y realizar la limpieza específica estipulada, normalmente cada 500 o 1000 tarjetas dependiendo de la marca, pero que no está de más hacer cada vez que la impresora haya tenido un período de inactividad.

¿Es rentable la inversión?

Es difícil cuantificar el retorno de exacto que nos proporciona una campaña de imagen, pero sabemos de la importancia de la imagen de marca y de lo difícil que es estar presente en el día a día de nuestros clientes. Con la tarjeta conseguimos que cada vez que una persona abra su cartera vea nuestra imagen pero, que pluses añadimos con la personalización:

    • Necesidad de pertenencia a grupo social: La de pertenencia a grupo es uno de las necesidades fundamentales del ser humano como indicaba Abraham Maslow en la llamada pirámide de Maslow. Ser propietario de una tarjeta con tu foto promueve este sentimiento de aceptación dentro de un colectivo mayor, lo que te anima a participar y tener preferencia por ese colectivo.
    • Valor sentimental añadido: Llevar tu foto en una tarjeta le da un valor sentimental añadido; ¿Conservas tu primera tarjeta de tu gasolinera favorita? ¿Conservas el carnet de la biblioteca o tu primer dni? Seguramente estas preguntas ni siquiera necesitan respuesta. Nuestra imagen de marca perdurará en el tiempo.

maslow